Mi vida... tal cual

jueves, septiembre 14, 2006

Claridad

Poco a poco comencé a afinar mis sentidos. El más alicaído de todos, mi vista, poco a poco fue cobrando fuerzas. Comencé a vislumbrar lo que tenía frente a mí.
Curiosamente, no era nada conciso... o dejémoslo mejor así: nada estable y continuo. Primero fue la luz de un tunel, tan cegadora como esclarecedora. Posteriormente te vi a ti, ese amor siempre soñado sin todavía rostro. Las manecillas de los relojes que de pronto aparecieron a tu alrededor no paraban de girar. Era desagradablemente desconcertante, era como si todo aquello fuera un mensaje, algún tipo de envío desde otra dimensión.

Ese futuro que siempre había odiado, que siempre había temido poco a poco se me fue postrando ante mi. Y justo cuando estuve a punto de presenciar mi muerte, desperté. No recordaba nada más que el dolor fantasma de un sueño, que al despertar sólo te deja las sensaciones experimentadas.
Estaba en un camino de tierra y polvo, en medio de la nada. Al comienzo, en mis alrededores el camino era recto, focalizado, pero... a lo lejos vi muy pronto desviaciones extremadamente dialécticas.

Me tocaba vivir la vida.

2 Comments:

Anonymous Herself said...

A nadie engañas con tu pseudosensibilidad, tu amago de prosa poética, tu verborrea empalagosa y la sarta de soplapolleces que enfangan este vertedero que llamas Blog. Dedícate a otra cosa, porque para escribir no vales.

8:24 a. m.  
Blogger Inner said...

Sigue escribiendo y como te de la gana. Y a quién no le guste que no entre en tu página. Es lo que tiene el internet... ves lo que decides.

Sueña entre papeles que la vida es demasiado cruda. ¡Evádete!

bKvtx desde Saturno.

9:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home