Mi vida... tal cual

lunes, marzo 12, 2007

Kurenaí

(X Japan)

Sal, enfréntate a la inmensidad de espacio más cerca que tengas a mano.
Grita, como un condenado. Grita una y otra vez que no caerás.
De este agua no beberé, por ese aro no pasaré.

Y como si de un vendaval se tratase, tus palabras se solificarán y... ansiosas de venganza por abandono vendrán a ti, diez veces más crecidas, odiosas, con ganas de reprocharte esa ingenuidad.

¿Y tú qué haces? Las saludas como si nada hubiera pasado.
Paso en falso. Nada hubiera cambiado el resultado, pero al menos hubieras quedado mejor, con algo de dignidad; -lo cual ya por último te parece inexistente-.

Unos instanstes más tarde: atravesado de lado a lado por un mal que jamás supiste dominar y lo peor de todo... sin reconocer.