Mi vida... tal cual

domingo, mayo 27, 2007

Like a dream

Como cuando te despiertas con Hey Jude de fondo... una mañana, una tarde o una noche no puede empezar mejor.

Como un sueño, volver a recorrer tus adentros, tu gente, tu pueblo. Raíces que a pesar de haber cambiado siguen ahí: sintiendo, con ganas de sonreir y disfrutar de ti. Pruebas irrefutables de que sin duda el dinero por si solo no vale nada.

Momentos impagables, al menos para mi indescriptibles. Ese cosquilleo en el estómago que parece un rugido al levantarte a las 12, después de haber estado por ahí de noche. No necesariamente resacoso ni por haber estado bebiendo. Simplemente tu cuerpo y tu alma salen de su habitáculo y hale, ¡a volar!

Qué más decirles: lo que ya saben:

Gracias!

Mítico!