Mi vida... tal cual

domingo, agosto 17, 2008

My stoney baby.

Amo lo extraño, lo raro. Encontrar algo tan distinto que se rompa todo tipo de idea preestablecida. No saber cómo comportarte, cómo reaccionar. Verdaderamente acojonante sensación.

Si tuviese que conspirar por mi felicidad y decidir, sólo necesito unos 5 metros cuadrados de césped, mitad sol mitad sombra (aproximadamente), una chica que al verla me haga sonreir (digamos un 35% de la población mundial femenina, no es tan difícil) y química en común.
Del resto, podremos autoabastecernos el uno al otro.

Y desde ahí, por mi que se pudra el mundo. Awesome. Miles de mejoras pueden ser añadidas, al gusto del consumidor: una cerveza (dos) y no mucho más se me ocurre ahora mismo. Básicamente la idea es ésta.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Alguien que aparezca, con una sonrisa radiante y se acerce a tus 5 metros cuadrados de césped, entra en tu círculo, y es posible que también traiga una cerveza (o dos). Te hará feliz, porque es a lo que ha venido.

You are the chosen one.

Have a nice day!

8:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home