Mi vida... tal cual

jueves, diciembre 04, 2008

Love is noise.

La conocí en una fiesta. Una de esas fiestas que 30 minutos antes no sabías ni que tenía lugar. Unos amigos habíamos salido a conocer gente por ahí. Nada de beber como descocidos, alguna cerveza que otra no era nada más que por cuestión de vincular salir con el sabor a cebada en los labios.
Abrimos un par de sets cada uno. Parece que no, pero habíamos mejorado. Siempre acababas encontrándote con alguien duro de pelar, pero ello simplemente nos recordaba lo mucho que nos quedaba por recorrer y mejorar en el arte en cuestión.
En uno de los sets, conecté de una forma sobrehumana con una chica: era americana, neoyorquina. Estaba simplemente de paso, de pura casualidad había acabado en ese disco-pub. Nos besamos, apenas sin habernos dicho más de cuatro cosas contadas. La sensación de paz era brutal: cada vez que abría los ojos mientras la besaba, me maravillaba verla concentrándose exactamente en ese mismo momento, en esa misma sensación.
Se tenía que marchar a visitar a una amiga en una fiesta; pero, por contra de lo que preveía pasaría, me invitó a ser su '+1'. Lógicamente, acepté: no todos los días te encuentras con alguien con una afinidad sensorial y una complicidad tal. Una vez allí, nos besamos incontables veces. Tantas que en algun que otro momento, dejaba de morder sus labios, para que descansase, no vaya a ser que me hubiese dejado llevar demasiado y ya hubiese tenido suficiente, pero... ella retomaba decidida pocos segundos después.
Como si mirase a través de un zoótropo, cada cierto tiempo, abría los ojos y grababa en mi mente imagen a imagen: la fiesta se desarrollaba como era de esperar: cada vez menos gente, más densidad de parejas, más beodos solitarios. Me pregunto qué hora será.
Finalmente, veo una luz y descubro que es de día. A juzgar por la época del año, invierno, tendrían que ser mínimo las 8 y media/9. De la mañana. Nos regalamos el último enlace de labios a sabiendas de que sería el último. Tan casta como había sido la noche, había sido perfecta.
La beso en la frente, me preparo para marchar. Coge un post-it de la nevera, tacha lo escrito y me escribe algo. Me lo entrega. Su dirección, en NY.

'Si alguna vez te dejas caer por allí, venme a ver.'

Jamás pensé que fuera algún día a reclamar tal invitación... hasta que lo hice. Rescindir no había sido nunca una opción, aunque nunca lo supiese hasta ese momento.

(Fin de la parte 1)

3 Comments:

Anonymous your reader said...

Hola otra vez! Hoy remonto con tus entradas =)

Hay personas con carisma, y esta chica te ha dejado una huella.

Déjate llevar, y guíate por sus labios. No tienes nada que perder.

Que tengas buen día! ^_^

10:56 a. m.  
Blogger Juanlo said...

Hey,
Antes que nada, se agradece la fidelidad lectora xD.
Por cierto, a todas estas, ¿quién eres?

11:58 p. m.  
Anonymous your reader said...

Hola holita vecinito! xDD (no me mates por esto, jeje).

Pues,... yo, soy yo. xD

Y muchas gracias a tí por escribir tan bien, y dejarme llevar en tu mente. Me gusta cómo escribes, y algún dia si tengo tiempo, empezaré a leerte desde el principio, aunque la carrera que hago me mata... :S

Pues nada, ánimo y sigue escribiendo que tienes a una lectora que complacer. =^.^=

PD: Que tengas buen día!

9:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home