Mi vida... tal cual

sábado, febrero 07, 2009

Reckoner.

(Radiohead)

Después de liberarme empáticamente con el medio de ocio de turno (una peli), me apoyo hacia atrás en mi asiento. Desplazo el respaldo hacia una posición más horizontal, menos recta. Sin apenas tiempo a pensar, tocan a la puerta.
Abro y barajo dos posibilidades en mi mente -justo segundos antes de contemplar qué me esperaba-: a)sexo con patas nocturno o b)se han equivocado de habitación.
Pues bien, la respuesta correcta fue la c): Tenía ante mi un lisérgico y psicodélico mar de colores. Me pregunté qué coño sería lo que había provocado esto. Mi aproximación pseudo-científica me dejaba literalmente en bragas en un momento como ése.
Estaba harto de preguntarme porqué mirando tras una ventana de cristal. Quería formar parte, para bien o para mal.
No era efecto de drogas, no había consumido ninguna ni pensaba hacerlo. De cualquier forma, salté pensando en la frase que momentos antes había visto: "Lo importante no es hacia dónde saltes, sino que saltes."

Me despierto en un campo verde, con una hilera de mujeres en línea a través. Tras fijarme mucho descubrí dos grupos: la de las consumadas y con las que nunca llegué a proyectar física y realmente lo que pasaba por mi mente (al menos un "mínimo"). Todas sin excepción habían formado parte de mi vida sentimental, incluyendo casos verdaderamente fugaces. Según el efecto/estima con el que las recordaba o les tenía, estaban situadas más o menos lejos del sitio donde me encontraba.

Me encontré con la más reciente. Quizás no la más reciente en cuanto a tiempo, sino en cuanto a haber sido la última en haberme tocado la patata de forma masiva.

Tras una sonrisa que resumía todos los posibles protocolos de un reencuentro, pasadas las formalidades, me preguntó: -¿Por qué dejaste la fotografía? -en vista de que no contestaba paralizado, continuó: -¿Por qué fui yo la última que has visto a través de ese objetivo?
-No has publicado nada de nada, no es propio de ti.
-A veces, -comienzo a responder- no sabes porqué, pero te dejas llevar. Y a fin de cuentas, es lo que he hecho. Sé a dónde quiero llegar, qué quiero conseguir, pero el resto is all a blur. Incluso puedo intuir cómo conseguirlo, pero... de alguna forma no soy capaz. Es como si no sea capaz de tragarme eso de que cada día eres una persona nueva y me mantengo preso por las cadenas y barreras que ha marcado mi educación y sus limitaciones. La manera es no pensar y guiarme por mis instintos. Pero aunque en papel ande convencido, en la práctica, me hallo bastante lejos de ello. -Recupero el aliento de hablar tanto y tan de repente-.
-Tranquilo, respira. Mírame. Mira a estos ojos que un día tanto veneraste. Recupera esa sensación que tenía siempre al verte de complicidad -hizo una pausa, como si cogiese fuerzas para lo que estaba a punto de decirme-. Hay algo que debemos hacer. Algo que te está manteniendo preso de seguir adelante: Un final conciso.

De pronto, cogió mis manos y las puso sobre sus pechos. Mi líbido se dispara y comienza la respuesta natural y esperable. Me indujo a penetrarla frente a todas aquellas con las que había estado -algunas físicamente, otras en mi mente-.

De pronto, después de correrme; me despierto en mi cama, sin saber qué hora es, inundado entre mis propios fluídos. De alguna forma, aunque pringrado y oliendo, siento una parsimonia y determinación impropias de mi, al menos no en tal desmesurada medida.
Me ducho, salgo a la calle y hablo de forma completamente improvisada con la primera tía que me mira de forma extraña o que me hace sentir: "Quiere que hable con ella." Mágicamente, sin miedo al fracaso, lo que antes pensándolo tendría todas las de perder, había funcionado. Veinte minutos más tarde, la tenía desnuda ante mi, a aquella beautiful stranger que sin saber cómo, había seducido. Y justo, cuando iba a perder la virginidad consentida ya por mi sueño -psicológicamente-, no logramos que se me levantase.

Largometraje recomendado: Choke.

1 Comments:

Anonymous your reader. said...

Omg!
Cuantas entradas pubicadas, :) Dará gusto leerlas.

Normalmente es lo que hacemos cuando no hay nada que hacer, te pones a ver una peli, cuando se termina reflexionas, o no, depende de tu gusto.
Ayer me pasó algo similar, vi una película, que no era la mar de buena, pero tenía su toque especial, me hizo dar diez mil vueltas en la cama, quizás no tuve la misma experiencia que tú, ya que cada uno centra sus proyecciones como quiere, en tu caso, con mujeres y en el mío, mis paranoias.

Y qué pasara cuando rompiese esas limitaciones? Si diera ese paso? Si llegase a donde quiero estar, ojala que no hicieran tantas películas perfectas, para un mundo imperfecto.

Mucho gusto leer tu disfrute sensual y transcendental.

Que tengas buen día!

6:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home