Mi vida... tal cual

jueves, marzo 12, 2009

Thanks bro.

Mira al techo cuidadosamente. No fijes la mirada en nada específico, simplemente desenfoca y siente tu alrededor.
Deja de pensar en what-if's, what's done is done. Sólo quédate con lo esencial, lo constructivo, la moraleja de la experiencia.
Imagina una habitación con paredes complementamente opacas, negras; pero con absolutamente todo impoluto y sin amueblar. Sin absolutamente nada más que tú, levitando en el centro, sentado en el aire con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas, uniendo en ambas manos el pulgar y el índice.
Visualizas el momento en el que sabrás que todo ha merecido la pena. Que, cada tropiezo, cada momento incómodo, forzado, era necesario. Sentir que aprender no sólo es cuestión de libros, que hay cosas que, tienes que descubrir por ti mismo.

Y ultimativamente, sonríes, mientras una lágrima de felicidad recorre tu mejilla derecha. Lo consigas o no, no importa: al menos ya sabes qué quieres, en qué camino estás, a dónde te dirijes. Y te susurras a ti mismo: "Thanks a lot, bro".

1 Comments:

Anonymous your reader. said...

Thanks to you! :)

Y esa lágrima cae, cuando leo tus posts.
Gracias por hacerme sentir viva, a veces nos olvidamos de que estamos aquí para cumplir con nuestros sueños, aunque a veces cometamos errores, rectificamos, y seguimos nuestro camino.

Thanks Juanlo.

Have a wonderful day,

4:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home