Mi vida... tal cual

miércoles, noviembre 18, 2009

Genial.

En ocasiones se produce un curioso fenómeno: tienes sueño, estás cansado. Tu cuerpo te pide dormir. Sin embargo, te resistes. ¿Por qué? Porque sabes que al levantarte no podrás llevar a cabo todo eso que no has hecho hoy de divertido. De ocio, de entretenimiento. Ver una peli, una serie, salir a dar un vuelta, escribirle a ese amigo que no ves desde hace tanto tiempo...

En fin, que hemos llegado a un punto, en el que el sistema nos fuerza a torturarnos a nosotros mismos voluntariamente y de forma autónoma.

Hay insomnes que acaban en este estado por carencia de ocupación: por saber que quizás, estancados, no han tomado la dirección que siempre habían deseado. Y otros, habiendo llegado a tomar esta decisión, nosotros, nos forzamos un antinatural insomnio a causa de la sobreocupación. Genial.